Si me sigues te sigo – Pros y contras en el marketing para escritores




En las redes sociales hay una tendencia muy habitual a la hora de captar seguidores: seguir a quien te sigue y viceversa. Pero, ¿realmente tiene algún sentido? Es una forma de captar seguidores rápida y sin esfuerzo, de eso no hay duda, pero: ¿De verdad son seguidores de calidad a los que les interesa tu perfil por su contenido o, por el contrario, solo es un acto mecánico que no lleva a nada? Desde luego repercusión tiene, porque hasta Daddy Yankee le hizo una canción.

Analizamos el impacto de hacer un Si me sigues yo te sigo

Como la mayoría de las cosas en esta vida, todo depende del prisma con el que se mire. El uso de esta práctica hay que analizarla según el tipo y el uso que queramos darle a la red social en la cual vayamos a utilizar esta estrategia. Desde un punto de vista comercial y de venta de un producto o servicio lo que buscamos siempre es tener seguidores de calidad, personas que vengan a nosotros por lo que ofrecemos, mientras que, desde un punto de vista más ocioso puede conllevar simplemente el aumento del ego del usuario. En general la sociedad está tendiendo hacia un estado psicológico narcisista superfluo y vacío, lo que ha derivado en la falta de interés por los contenidos del 98% de los usuarios con los que hemos contactado y viceversa. No están interesados en lo que podemos decir, ni les importan nuestras vidas, ni nuestros negocios, por lo que el 2% que resta es el de nuestra gente más cercana, los que tratamos en el día a día.

Pero no todo es malo, vamos a ver cómo podemos aprovecharnos de ello.

Pros de hacer un Si me sigues yo te sigo

1. La importancia del dato cara a los demás

Hay una tendencia muy extendida en redes sociales como Twitter que consiste en la compra de seguidores. Está probado que si nos fijamos en un perfil que tiene un número altísimo de seguidores pensamos que es alguien de cierta relevancia y cuya opinión y persona atrae. Así que, como todo el mundo lo está siguiendo yo también. Hay quien se ha convertido en influencer con estas artes, aunque al final todo cae por su propio peso y será la esencia del personaje en cuestión la que dicte sentencia. Pero es cierto que si no te sigue nadie tendemos a pensar que ese perfil no merece la pena ni es atractivo, da igual que sus contenidos puedan ser infinitamente mejores, no daremos opción a comprobarlo.

La otra forma, la gratuita, de conseguir que engorde el número es haciendo de forma rápida y sin esfuerzo la mencionada: Si me sigues yo te sigo.

Si me sigues te sigo, realmente funciona como estrategia de marketing

2. Si nos curramos el estudio de nuestro target y segmentamos hacia un tipo de perfil específico podemos conseguir una cartera interesante

Con esto quiero decir que, si utilizamos nuestras redes sociales con un fin más comercial o de negocios, podemos dirigirnos hacia ese público potencial que pueda estar interesado en lo que ofrecemos, en nuestro caso libros. Si luego nos trabajamos bien y de forma continuada la interacción con esas personas sí podremos conseguir un mayor impacto y viralización de nuestros contenidos, servicios y productos. Si yo te estoy invitando es porque me interesa lo que dices, si te hago saber que me interesa con comentarios, likes o compartiendo, esa persona de forma natural se interesará por tu perfil y probablemente haga lo mismo con tus contenidos. Conlleva mucho trabajo ya que se suele ir a saco con la estrategia de Si me sigues yo te sigo, y probablemente nuestro Time Line tenga un número tremendo de publicaciones que nos será imposible gestionar. Lo que sí podemos hacer es ir trabajando por etapas, primero estos diez, luego esos otros diez, etc.



3. Hazlo con cabeza, que no dure eternamente

Queremos tener un número grande de seguidores, pero también queremos saber el impacto real que tiene lo que hacemos y decimos. Por lo tanto, lo mejor es, después de un tiempo no demasiado extenso, parar y trabajar esos seguidores para que compartan y se interesen por lo que hacemos y decimos. De este modo, los nuevos perfiles sí tendrán más calidad y estarán más cerca de comprar o contratar lo que hacemos.

Contras de hacer un Si me sigues yo te sigo

1. El porcentaje de personas que se convertirán en seguidores de calidad será muy bajo

La mayoría de las personas con las que hemos contactado a las pocas semanas dejarán de seguirnos o se convertirán en perfiles fantasma. Porque realmente contactaron contigo para que fueses un número más que engordara la cantidad de seguidores que tenía su perfil, pero nunca le ha importado un carajo lo que tienes que decir.

2. La pérdida de la percepción real de tu impacto

Si no estás habituado a usar programas que midan la repercusión de lo que haces te crearás una falsa percepción de la realidad. Por tanto tu ego engorda sin motivos para hacerlo, te crees mejor, más guapo o más interesante, porque hay un número en tu red social que te hace pensar que eres guapo e interesante. Ve bajando de la nube anda…

3. Pérdida de tiempo total

El tiempo es dinero y la optimización del mismo es vital, si tienes un propósito para hacerlo hazlo, porque te puede aportar cosas muy buenas. Pero hacerlo por hacer, es la cosa más absurda del mundo.

Si te ha gustado no te olvides de compartir y comentar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *