Work in progress o cómo aprovechar el desarrollo de tu trabajo





Hay una expresión anglosajona que suelen usar mucho los ilustradores y artistas gráficos en las redes sociales para generar expectación. Se trata del Work in progress (Trabajo en progreso), algo tan sencillo como ir subiendo imágenes de su trabajo según va creciendo. De esta manera consiguen generar expectación en los usuarios de las redes, pues una de las cosas que más curiosidad nos genera de una obra de arte es cómo habrá sido hecha. Si suben imágenes desde los bocetos hasta prácticamente el producto final sacian esa curiosidad y ganan adeptos a su trabajo. 

Work in progress o cómo aprovechar el desarrollo de tu trabajo

Work in progress en el mundo del libro

Esto se puede extrapolar al terreno literario de forma sencilla en la primera fase de escritura y marketing. Hablábamos anteriormente que los escritores noveles deben trabajar los lazos directos para darse a conocer. En esa etapa no te debes vender como escritor, ni solicitar que te lean (que no suele tener buena acogida), simplemente haz notar en tu muro qué es lo que haces.

Las redes sociales están basadas en la aceptación por tu parte de la participación de los demás en determinados aspectos de tu vida que haces públicos, eliminando de la ecuación el sentido de la privacidad para cambiarlo por el de la comunicación. Buscamos que la gente comente y valore lo que hacemos, y esa es una magnífica tierra de labranza donde repartir nuestras semillas. 

Muchos escritores, de forma acertada, suelen subir imágenes de ellos trabajando en sus novelas sentados frente al ordenador y seguidos de textos tipo: comenzando el capítulo tres, ¿qué pasará con Izan y Julie? (por ejemplo). De esta forma muestran que están avanzando en el libro y que en ese capítulo están pasando cosas con los protagonistas sin desvelar nada. Están generando un halo de expectación en los internautas, y cuanto mayor sea la capacidad de generar intriga o ilusión en los comentarios, aumentará de forma exponencial la cantidad de personas interesadas. También es habitual echar la foto directamente sobre la pantalla con el inicio del capítulo correspondiente.

Work in progress, nexo entre tus contactos y tu obra

En el work in progress otra buena opción es añadir algún fragmento de nuestro libro que sea especialmente comercial y preguntar a tus contactos qué les parece. De este modo y de forma indirecta dejamos constancia de lo que hacemos y de lo que va nuestra obra. Probablemente más de uno te pregunte y se interese, lo que te da pie a profundizar más en la historia, los personajes, etc. Muchísimos de ellos no tendrían ni idea de que estás escribiendo o de que eres escritor, porque cuando les ves en persona no les mencionas esa faceta o porque hay otros temas en común. Amigos, familiares y conocidos que no se podrían imaginar que escribes y que, en caso de no hacer promoción durante el proceso de escritura, dirían aquello de: Eing, ¿que has escrito un libro? 

Sin embargo, con el work in progress vamos macerando el interés y propiciamos que nos pregunten y que se generen conversaciones alrededor de la novela que antes no existiríanEsta es una forma sencilla de llamar la atención de los nuestros y de gente del gremio. Los escritores suelen apoyarse bastante entre ellos y también son un buen punto de partida para establecer contactos, compartiendo nuestros gustos y lecturas, así como opinando de sus libros. Cuando ellos vean lo que haces probablemente comenten y compartan.




¡SI TE GUSTA EL ARTÍCULO COMPARTE! Y NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO

Sígueme en las redes y no olvides usar el hashtag #AutopublicarML

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *